En la industria electrónica, el almacenamiento y la gestión de almacenes desempeñan un papel fundamental. Esto se debe a que los componentes electrónicos, al igual que los productos químicos y los alimentos: 

  • Requieren una gestión rápida y correcta de las distintas fases de suministro, recuperación e inventario de las SKU para no crear retrasos en el proceso de producción.
  • Es necesario que se cumplan determinadas condiciones ambientales controladas (exigidas por las normas y protocolos) para evitar el deterioro o el riesgo para los operadores.

Por ello, en un sector tan tecnológico y competitivo como el de la electrónica, disponer de un almacén automatizado 4.0 supone una clara ventaja porque agiliza las operaciones y flexibiliza la logística, parte fundamental de la cadena de suministro.

Así pues, veamos en detalle los problemas que hay que afrontar y las soluciones que hay que adoptar cuando el almacenamiento de componentes electrónicos forma parte del trabajo de su almacén o centro de distribución.

Problemas relacionados con el almacenamiento de componentes electrónicos

Como se ha dicho, hay dos problemas principales: la gestión operativa y la seguridad.

En cuanto a la gestión operativa del almacén, los problemas surgen del hecho de que los componentes electrónicos son heterogéneos y a menudo muy pequeños, por lo que requieren sistemas de almacenamiento especiales que faciliten el acceso y la recuperación de forma inmediata. De lo contrario, la consecuencia sería una ralentización excesiva de la eficiencia de toda la cadena de suministro.

La gestión de un gran número de artículos y referencias también supone una demanda cada vez mayor de espacio de almacenamiento.

En cambio, en cuanto a la seguridad, las condiciones ambientales de almacenamiento desempeñan un papel importante, ya que deben controlarse para garantizar que los componentes electrónicos no se deterioren. En particular, hay que tener en cuenta aspectos sensibles como:

  • Niveles de humedad (dispositivos sensibles a la humedad)
  • Niveles de temperatura
  • Presencia de polvo

Estos tienen un impacto significativo en la integridad del material electrónico y están regulados por normas estrictas (en particular, la norma IPC/JEDEC J-STD-033B.1 define los métodos estándar para el embalaje, el almacenamiento, el envío y el uso de los componentes MSD, mientras que la norma ISO 14644 se refiere al nivel de limpieza del aire).

Modula, con sus soluciones más innovadoras, es capaz de solucionar ambos problemas.

Almacén automático Modula para almacenar componentes electrónicos

Los almacenes verticales automáticos aportan una solución brillante al problema del espacio, gracias a su estructura modular que los hace adaptables a cualquier necesidad, aprovechando el espacio tanto en vertical como en planta, lo que permite ahorrar hasta un 90 % de la superficie disponible.

El almacenamiento de componentes electrónicos es fácil y seguro con Modula, especializada precisamente en almacenes automáticos verticales. En particular, los almacenes automáticos con bandejas Modula se adaptan perfectamente a las necesidades de gestión de un almacén que trabaja con mercancías de tamaño heterogéneo. Se trata de almacenes automáticos autoportantes con control de altura dinámico integrado y control de peso automático.

El almacenamiento del material electrónico en cajones resuelve además otro de los problemas relacionados con la gestión de estos componentes: la presencia de polvo. De hecho, el polvo puede comprometer la integridad de las piezas electrónicas, pero con los almacenes automáticos de cajones Modula se evita la contaminación por suciedad y polvo del material almacenado.

La seguridad de los operadores también está garantizada por la posibilidad de combinar el sistema de protección contra descargas electrostáticas (ESD), necesario cuando se manipulan componentes electrónicos sensibles

Las soluciones de Modula para los entornos de atmósfera controlada

Modula ha diseñado 3 innovadoras soluciones tecnológicas para satisfacer las necesidades de los almacenes que requieren entornos de atmósfera controlada, que pueden integrarse perfectamente con el almacén automático vertical Modula Lift, ampliando así sus campos de aplicación.

Si trata de:

  • MODULA CLIMATE CONTROL

    Modula Lift ha sido diseñado para convertirse en la solución ideal para el almacenamiento de materiales que requieren un control preciso de la temperatura y la humedad, garantizando así la cadena de frío. Con los almacenes frigoríficos automáticos Modula CC es posible operar en un rango de temperatura de +2°C a +25°C (± 1°C), con una humedad máxima del 50%.

  • MODULA CLEAN ROOM
    En el caso de los componentes electrónicos sensibles al polvo, es necesario operar en salas limpias para evitar la contaminación del entorno exterior. Las soluciones de almacenamiento Modula Clean Room cumplen las normas ISO 14644 y se ajustan a las clases 7 y 8.

  • MODULA DRY
    Cuando se trabaja con materiales sensibles a la humedad, es necesario garantizar una humedad ambiental por debajo de un determinado rango para no arriesgarse a dañar irremediablemente los artículos almacenados. La solución Modula Dry ha sido diseñada específicamente para garantizar una humedad relativa inferior al 5%.

Modula ofrece una gama de sistemas escalables y adaptables a las necesidades de cada almacén, lo que permite a las empresas que necesitan una tecnología de vanguardia para el almacenamiento climatizado disfrutar de las ventajas de la gestión de un almacén automático. 

Gracias a un cuidadoso análisis en la fase de asesoramiento, podremos combinar nuestros productos y tecnologías para satisfacer mejor sus necesidades de almacenamiento de componentes electrónicos.

¿Quieres saber más sobre los almacenes verticales?

Si los almacenes Modula han despertado tu curiosidad, contacta con nosotros y te explicaremos cómo utilizarlos según tus exigencias.

Contáctenos