Ahora más que nunca las empresas deben empezar a pensar en una estrategia que involucre esta nueva forma de comprar de los consumidores, que generalmente se llama BOPIS: Buy Online and Pick Up In Store (Cómpralo online y recógelo en la tienda). En efecto, los consumidores están cada vez más acostumbrados a realizar compras online y recoger los pedidos en la tienda.

Son numerosas las razones por las que se prefiere esta forma de comprar:

  • La posibilidad de ver y tocar en persona los productos antes de llevarlos a casa

  • El ahorro de los gastos de envío

  • La comodidad

  • La posibilidad de devolver el producto al momento

Sin embargo, para las empresas, la adaptación a este nuevo método de venta no es algo inmediato, ya que deben construir, a veces desde la nada, un nuevo sistema de gestión de los perdidos y del almacén.

Buy Online and Pick Up In Store (BOPIS) para una venta omnicanal

Desde hace años, sobre todo desde que el e-commerce ha ganado terreno en el mercado, se habla de omnicanalidad, o lo que es lo mismo, de la necesidad de las empresas de crear una estrategia de integración entre los diversos canales para poder diferenciar la oferta comercial y proporcionar una experiencia única al consumidor. La combinación de canales que las empresas utilizan para responder a la demanda de los nuevos consumidores digitales es fundamental para su éxito, y el momento histórico actual lo confirma. La integración de la red de distribución física con la virtual (web y móvil) se ha convertido más en una necesidad que en una elección.

Micrologística: qué es y cómo funciona

El e-commerce y la digitalización involucran cada vez a más sectores, y la entrega en un día, o incluso en unas pocas horas, es algo que los consumidores esperan cuando compran cualquier tipo de bien y/o servicio.

En este contexto nacen los centros de micrologística, es decir, unos pequeños centros especializados para la preparación y el despacho de los pedidos efectuados online, y que a menudo se ubican en las ciudades gracias a sus reducidas dimensiones. De hecho, un centro de almacenamiento clásico que normalmente está totalmente automatizado necesita mucho espacio, mientras que los centros de micrologística requieren poco más de 550 metros cuadrados. Esta solución nació precisamente por la necesidad de reducir al máximo la distancia con los consumidores así como los plazos de entrega.

Con Amazon nos hemos acostumbrado a recibir los productos que pedimos online al día siguiente, o a veces incluso en el mismo día. Gracias a la robótica y a la inteligencia artificial, en estos centros se puede agrupar y preparar el envío en 5 minutos.

La velocidad ha demostrado ser la clave del éxito, además de la variable en la que deben trabajar las empresas. Hablamos concretamente de la disminución del lead time, es decir, el tiempo que transcurre entre la producción y la entrega. Para poder distribuir un pedido en el menor tiempo posible se necesita, evidentemente, una gestión eficaz de la cadena logística.

Cómo automatizar los almacenes para una estrategia BOPIS

La estrategia BOPIS beneficia tanto a los consumidores como a los minoristas. Cada vez son más las empresas del sector minorista que ofrecen soluciones omnicanal para seguir siendo competitivas con las ofertas de e-commerce.

Al ofrecer una solución Buy Online and Pick Up In Store, las empresas tienen que lidiar con volúmenes cada vez más grandes de productos para almacenar y después empaquetar, para responder también a la demanda de pedidos online. Por eso es cada vez más importante tener sistemas avanzados y automatizados para el inventario y la gestión del almacén. Es fundamental tener una visión en tiempo real de la situación del almacén: ¿qué soluciones hay?

Sin duda los sistemas de automatización se han vuelto muy importantes, y por ejemplo, los almacenes automáticos verticales (VLM) podrían ser el primer paso hacia una automatización cada vez más completa del almacén. Estos grandes armarios verticales permiten almacenar una cantidad de mercancía de aproximadamente 90 000 kg, ahorrando hasta el 90 % del espacio útil del suelo.

Además, los almacenes automáticos verticales están equipados con un WMS, que los conecta al ERP de la empresa para poder tener siempre bajo control los movimientos de la mercancía, lo que permite tener en todo momento una visión en tiempo real de la situación del almacén.

Imaginad que debéis duplicar el número de pedidos que completar diariamente. Se vuelve indispensable poder optimizar las operaciones de picking. ¿Cómo?

  • Reducción del lead time: conociendo la posición exacta de la mercancía evitamos que los operadores tengan que dar vueltas dentro del almacén.

  • Evitar situaciones de falta de existencias al poder almacenar mucha más mercancía dentro de los almacenes automáticos verticales, y al mismo tiempo pudiendo controlar el estado del almacén a través del WMS. El WMS lo podemos conectar a nuestro sistema de gestión e-commerce y evitamos prometer a los clientes productos que no tenemos en el almacén.

Teniendo en cuenta que en el caso de la estrategia BOPIS el pedido se realiza online mientras que los productos se recuperan offline, la empresa debe contar con un sistema automatizado que integre las actividades online y offline y que se actualice en tiempo real.

¿Cuál es la mejor estrategia de picking para tu almacén?

El picking es el corazón de cualquier almacén, y es una actividad que debe diseñarse y organizarse con mucho cuidado. Descargue nuestro análisis en profundidad sobre cómo optimizar el picking.

DESCARGAR EL PDF