Modelos de gestión por punto de pedido y por intervalo fijo: diferencias y cómo elegir

  • Modelos de gestión por punto de pedido y por intervalo fijo: diferencias y cómo elegir

Modelos de gestión por punto de pedido y por intervalo fijo: diferencias y cómo elegir

4 febrero 2019|Gestión del almacén|

Modelo de gestión por punto de pedido

El modelo de gestión por punto de pedido consiste en el abastecimiento de una cantidad constante cada vez que las reservas están por debajo del punto de pedido.

Las hipótesis de base son las siguientes:

  • El tiempo de abastecimiento (lead time del proveedor) es conocido y constante.
  • La demanda en la lead time es una variable casual con distribución aproximadamente normal (gaussiana) de la que se conocen el promedio y la desviación cuadrática media, que podemos definir como variación media respecto del valor medio.

La evolución de las reservas disponibles y de las reservas en mano es similar a la del modelo de Wilson, pero la curva se desplaza hacia arriba en una cantidad igual a las reservas de seguridad, necesaria para cautelarse contra la variabilidad de la demanda en el tiempo de abastecimiento.

Con este modelo el gestor de las reservas se encuentra en la situación de tener que fijar los dos parámetros “Q” y “S0; existen diferentes posibilidades, pero quizás la más práctica es fijarlos separadamente (primero uno y después el otro). En concreto:

  • primero hay que fijar “Q“ y sustituir la “demanda conocida” con la “demanda media en la unidad de tiempo”;
  • luego hay que fijar “S0”garantizando a la clientela cierto nivel de servicio.

Determinación del punto de pedido (“S0”)

Como hemos dicho, el punto de pedido es el nivel de reservas alcanzado el cual es necesario emitir un nuevo pedido para no incurrir en roturas de stock.

Un buen método de cálculo del punto de pedido consiste en elegir a priori el nivel de servicio que se desea ofrecer en términos de probabilidad de cobertura (cobertura de la demanda con las reservas en almacén). Por ejemplo, elegir un nivel de servicio del 99% implica fijar un punto de pedido tal que las probabilidades de poder elaborar los pedidos sean del 99%.

A cierto nivel de servicio podemos hacer corresponder cierto coeficiente de seguridad (“K”). Esta “K”, si suponemos que la variable casual de la demanda en el tiempo de pedido de reabastecimiento (lead time del proveedor) es una variable casual normal (o gaussiana), es un valor determinable a priori consultando las tablas de referencia correspondientes (una especie de tabla logarítmica como las que se utilizan en la escuela).

¿Quieres saber más sobre los almacenes verticales?

Si los almacenes Modula han despertado tu curiosidad, contacta con nosotros y te explicaremos cómo utilizarlos según tus exigencias.

Contáctenos

Modelo de gestión de las reservas por intervalo fijo (T, S)

El modelo de gestión por intervalo fijo consiste en pedir con intervalos constantes (“T”) la cantidad (variable) para restablecer las reservas disponibles en un nivel prefijado, llamado reserva máxima (“S”).

Las hipótesis de base son análogas a las que vimos en el modelo por punto de pedido:

  • El tiempo de abastecimiento (lead time del proveedor) es conocido y constante.
  • La demanda en la lead time es una variable casual con distribución aproximadamente normal (gaussiana) de la que se conocen el promedio y la desviación cuadrática media, que podemos definir como variación media respecto del valor medio.
  • La evolución de las reservas disponibles y de las reservas en mano es similar a la del modelo de Wilson, pero la curva se desplaza hacia arriba en una cantidad igual a “SS” (reservas de seguridad).

Las reservas de seguridad se pueden calcular como:
SS = desviación estándar del error * factor de servicio

Con este modelo el gestor de las reservas se encuentra en la situación de tener que fijar los dos parámetros “T” y “S; existen diferentes posibilidades, pero quizás la más práctica es fijarlos separadamente (primero uno y después el otro). En concreto:

  • primero hay que fijar “T” utilizando la fórmula (ya vista en las recomendaciones anteriores) del intervalo óptimo de reciclado de Wilson y sustituir la “demanda conocida” con la “demanda media en la unidad de tiempo”;
  • luego hay que fijar “S” garantizando a la clientela cierto nivel de servicio.

Determinación del nivel de reservas máximo (“S”)

La reserva máxima es el nivel en el cual hay que restablecer las reservas en el momento en que se emite un pedido a proveedor, para que las mismas sean suficientes para afrontar la demanda hasta un nuevo pedido; prácticamente, la reserva máxima debe garantizar la cobertura de las reservas durante un período igual al intervalo de pedido de reabastecimiento (“T”) y al lead time de suministro.

También en este caso, para calcular con eficiencia la reserva máxima, se recomienda elegir a priori el nivel de servicio que se desea ofrecer en términos de probabilidad de cobertura (cobertura de la demanda con las reservas en almacén).

Consideraciones conclusivas sobre los modelos de gestión de las existencias

¿Modelos por punto de pedido o modelos por intervalo fijo?

A la hora de elegir entre los dos sistemas, conviene tener presente lo siguiente:

  1. El modelo por intervalo fijo permite una verdadera planificación de los pedidos de cada artículo con la posibilidad de agrupar en una única fecha todos los pedidos provenientes de un mismo proveedor; esto implica una reducción del número de pedidos emitidos y una mejor organización de las funciones Compras y Recepción de mercancía.
  2. A paridad de condiciones, el modelo por intervalo fijo comporta mayores reservas que el sistema por punto de pedido, ya que los controles se efectúan con menor frecuencia, y durante períodos más prolongados la demanda puede sufrir mayores variaciones; este hecho resulta particularmente perjudicial cuando el intervalo de pedido es elevado respecto del lead time de suministro.
  3. Si la verificación es continua y si es posible hacer pedidos de reabastecimiento en cualquier momento, será posible integrar un sistema por intervalo fijo con la indicación de un punto de pedido a fin de reducir las reservas de seguridad.

Téngase presente, además, que los modelos presentados “funcionan” teniendo en cuenta la demanda histórica (la demanda media y su variabilidad).

En las empresas donde es posible implementar sistemas de previsión de las ventas, estos modelos se pueden modificar parcialmente para aumentar las prestaciones en términos de reducción de las reservas, a paridad de nivel de servicio ofrecido a los clientes.

¿Quieres saber más sobre los almacenes verticales?

Si los almacenes Modula han despertado tu curiosidad, contacta con nosotros y te explicaremos cómo utilizarlos según tus exigencias.

Contáctenos