Se llama MRO (del inglés “Maintenance, Repair and Operations“) y comprende toda una serie de actividades que apuntan a garantizar el mantenimiento, la reparación y el correcto funcionamiento de los equipos, máquinas y recursos normalmente utilizados por una empresa en el proceso de producción.

Se hace referencia a herramientas que abarcan desde los suministros para la oficina hasta los productos de limpieza; desde los equipos industriales, como válvulas, bombas y compresores, hasta los aparatos de iluminación; desde los materiales para el mantenimiento de las instalaciones, como los lubricantes y las juntas, hasta los ordenadores.

¿Qué deben hacer las empresas para optimizar la gestión MRO?

Hay empresas que preparan las operaciones de mantenimiento a posteriori, una vez ocurridos los problemas; otras las preparan previamente, basándose en cálculos obtenidos a través de procesos de monitorización que permiten prever y anticiparse a los problemas, abordándolos en el origen.

En todo caso, disponer de un sistema organizado que permita el seguimiento y el control total de todo el instrumental necesario para llevar a cabo estas operaciones puede ser fundamental para agilizar y hacer más eficiente la gestión de los procesos de MRO, reducir los tiempos de inactividad y limitar los costes.

Un verdadero profesional, para trabajar lo mejor posible, siempre debería conocer el cuadro completo de la situación y contar con una lista de los recursos generalmente utilizados para llevar a cabo las operaciones MRO. Pero también debería tener toda la información útil para conocer los plazos necesarios para el abastecimiento de recursos y el estado del stock de almacén, con el fin de prevenir el agotamiento del stock disponible.

Operaciones de MRO gestionadas de manera poco eficiente: ¿qué riesgos se corren?

Muy a menudo subestimados los procesos MRO ya que en realidad pueden tener fuertes repercusiones en el funcionamiento normal de la empresa y si no se realizan de manera eficaz pueden crear diferentes problemas. ¿El primero de todos? Tiempos de inactividad de la máquina más largos de lo previsto, que podrían bloquear la producción, retrasar los plazos de entrega y comprometer la satisfacción del cliente final.

Una mala gestión de estas operaciones puede tener un impacto negativo en las diferentes áreas de la empresa y generar gastos extra no previstos.

Se trata no solo de elegir las herramientas y los equipos adecuados para intervenir sino también de gestionar lo mejor posible los recursos y almacenarlos de manera ordenada, para tenerlos siempre listos en caso de necesidad y prevenir tiempos de inactividad demasiado largos.

Precisamente aquí entra en juego el inventario.

MRO - Maintenance, Repair and Operations

¿Por qué una óptima gestión del inventario es fundamental para una eficiente gestión de los procesos MRO?

A veces la incapacidad de optimizar la programación y organización de las operaciones de mantenimiento y reparación puede paralizar la empresa por completo. Una gestión incorrecta del inventario puede comportar retrasos en el desarrollo de las operaciones MRO e interrupciones y ralentizaciones de la producción.

Solo las empresas que logran mantener al día el inventario pueden actuar de manera inmediata.

Para que todos los recursos de MRO estén a disposición en el momento requerido, puede ser útil recurrir a sistemas y software que permiten monitorizar, gestionar y controlar el inventario pero también disponer de un espacio adecuado donde conservar los equipos.

En este ámbito los almacenes automáticos verticales realmente pueden marcar la diferencia.

Almacenes automáticos verticales: ¿por qué vale la pena elegirlos para gestionar los procesos de MRO?

Si el objetivo es hacer más rápidas y eficientes las operaciones de MRO, los almacenes automáticos verticales pueden ser de gran ayuda.

Eligiendo los almacenes automáticos verticales no solo se aprovecha de manera inteligente la superficie a disposición, ahorrando mucho espacio en el suelo, sino que también se logra el pleno control del estado del inventario, reduciendo los plazos de abastecimiento de los recursos, facilitando el trabajo de los operadores y alcanzando los máximos niveles de eficiencia.

Para optimizar todos los procesos de MRO y evitar retrasos o paradas de producción es fundamental que las herramientas, los materiales y los productos necesarios para estas operaciones estén ordenados con criterio en un espacio fácilmente accesible; los almacenes verticales Modula pueden asegurar todo esto.

Para aumentar el grado de precisión de la gestión de las existencias y reducir el margen de error, Modula pone a disposición ayudas visuales, intuitivas y muy fáciles de utilizar, que permiten a los operadores aun sin competencias específicas identificar de inmediato los productos a recoger o depositar en el almacén.

¿Por qué optar por los almacenes automáticos verticales? Principales ventajas de Modula

Diseñados para ahorrar espacio en el suelo y aprovechar al máximo la altura, los almacenes automáticos verticales de Modula permiten almacenar en un solo lugar todos los recursos necesarios para las operaciones de MRO, seguir todos sus desplazamientos y gestionar de manera rápida y sencilla todos los pedidos.

Además, como se pueden personalizar, los almacenes automáticos verticales se adaptan fácilmente a diferentes capacidades, alturas y dimensiones, por lo que pueden emplearse en cualquier sector.

Algunas de sus principales ventajas.

El principal punto fuerte de los almacenes automáticos verticales Modula es que permiten recuperar hasta el 90% de la superficie en el suelo, ocupando la altura del edificio hasta 16 metros para la conservación de mercancías y productos.

Los almacenes Modula permiten gestionar las operaciones de picking a través del principio de “mercancía al hombre”, que evita el desplazamiento de los operadores. Éstos esperan la mercancía en un puesto fijo y no necesitan moverse entre estanterías y repisas para depositar o recoger. Además, de esta forma están menos expuestos a accidentes e infortunios.

Para aumentar el nivel de seguridad, las soluciones pensadas por Modula permiten utilizar contraseñas y tarjetas con el fin de limitar la entrada al almacén sólo para los operadores autorizados; además, dan la posibilidad de limitar el acceso a determinados cajones, que se podrán abrir solo en caso de disponer de permisos específicos.

Otra gran ventaja de los almacenes automáticos verticales es que permiten identificar al instante mercancías y productos, incluidos los recursos necesarios para gestionar las operaciones de MRO, gracias al uso de programas y software ad hoc.

Fundamental para el desarrollo rápido y eficiente de los procesos MRO es una buena gestión del stock. Con la instalación de los almacenes automáticos verticales, los operadores pueden conocer en tiempo real la situación del stock y tienen la posibilidad de alinear las existencias teóricas con las reales. Los almacenes Modula combinados con un software WMS, que permite la gestión en tiempo real del almacén con una interfaz PC, aseguran el seguimiento de todos los productos que entran y salen del almacén y el control constante de las existencias.

¿Quieres saber más sobre los almacenes verticales?

Si los almacenes Modula han despertado tu curiosidad, contacta con nosotros y te explicaremos cómo utilizarlos según tus exigencias.

Contáctenos