La logística inteligente según Conad Nord Ovest: el desafío ganado con Modula

10/04/2020

Hoy en día las grandes cadenas de supermercados, ventas minoristas y las piezas clave del mundo de la alimentación y bebidas se encuentran cara a cara con un nuevo desafío o, si lo preferimos, ante una nueva oportunidad interesante: la optimización de la logística.

La optimización de la logística en los almacenes pasa por reducir los costes de almacenamiento, los espacios y los alquileres de naves y tiendas, pero también por reducir los errores de picking y de entrega, que suponen un daño enorme en términos económicos en la cadena de devolución y de la logística inversa.

¿Cómo crecer y afrontar los desafíos sin ampliar el almacén y reduciendo al mismo tiempo los errores de picking?

Este ha sido el reto de Conad Nord Ovest, sociedad cooperativa del sector de la gran distribución con sede en Cagliari, que con la compra de nada menos que 15 almacenes Modula ha logrado:

almacenar más del 35% de los productos del interior de los almacenes en el 5% de la superficie de almacenamiento;
gestionar más de 4.000 productos al día;
dar servicio a más de 50 puntos de venta al día.

Los sistemas de almacenamiento vertical Modula no solo han permitido reducir los espacios, sino también los errores vinculados al picking, además de acelerar mucho la preparación de los pedidos en los almacenes.
«El picking de la mercancía se lleva a cabo de una forma simple, sin margen para el error, y la gestión de los flujos está conectada al sistema WMS de los almacenes verticales», afirma Roberto Pau, responsable de Logística y promotor de esta innovación.

Se estima que el coste del picking de los pedidos es de aproximadamente el 55% de los gastos totales del almacén, y de esto, probablemente el 60-65% está relacionado con el tiempo que los operadores invierten en desplazarse dentro del almacén. Con los almacenes automáticos verticales Modula se consigue llegar al concepto de mercancía al hombre, ahorrando así todo el tiempo que los operadores pasan caminando en el almacén.
Pero no solo eso: «Con Modula ha cambiado la forma de gestionar la mercancía y se ha reducido el esfuerzo físico de los operadores. Se ha puesto el foco en la ergonomía de las personas», declaran los propios operadores que trabajan ahora con los almacenes automáticos verticales. La parte más interesante es la mejora de la ergonomía del trabajador, la posibilidad de minimizar los riesgos de las personas que operan en el almacén porque ahora, más que nunca, el bienestar del personal es una prioridad para las empresas y la automatización en esto es un instrumento eficaz y seguro.

¡NO TE PIERDAS NUESTRAS NOVEDADES!

¡Síguenos en las redes sociales!

Contáctanos