Automotores

¿Por qué elegir un almacén Modula?

Fabricantes, distribuidores y concesionarios de automóviles no tienen dudas: un almacén vertical es una ayuda válida para su actividad.
En algunos casos Modula actúa como buffer para almacenar piezas o componentes que necesitan un período de depósito antes de ser enviados a las fases de producción siguientes (imaginemos, por ejemplo, procesos de secado o desecación). Una vez guardados, los artículos son retirados por operadores o robots antropomorfos que los reintegran en la cadena productiva.
En otros casos, el almacén vertical Modula, situado en una estación intermedia de la producción, se utiliza como buffer de emergencia. Si se detiene en una estación antes del Modula, se retira directamente de él el material que se necesita para el avance de la producción; si el bloqueo está después del Modula, se almacena todo el producto presente hasta ese punto de la línea y el almacén se llena de semielaborados.
En otras situaciones, el almacén vertical Modula se realiza con bahías contrapuestas (frente-dorso) de modo que los operadores logísticos cargan el material listo de un lado del almacén y los encargados del montaje o la producción lo retiran de la bahía opuesta. Para atender las líneas de producción, la fiabilidad, la velocidad y la amplia gama de bahías automáticas internas y externas de Modula han resultado fundamentales para mejorar el rendimiento productivo.
Para concesionarios y talleres de repuestos donde se gestiona in situ el service, la mayor ventaja es un control constante del inventario y la significativa reducción de los tiempos para abastecerse de repuestos y así ayudar a los operadores del service en su actividad cotidiana. La altísima densidad de almacenamiento de Modula permite a los talleres aprovechar al máximo la superficie ocupada, ahorrando más del 85% del espacio en el suelo respecto del almacén tradicional.
La precisión y el número de pedidos preparables por hora son factores determinantes que implican un nuevo enfoque de la logística y la gestión del almacén. Más pedidos, más envíos, cero errores y una mejor calidad de trabajo para los operadores, que ya no tienen que caminar durante el 70% de su tiempo en busca de artículos y que logran elaborar un número muy superior de pedidos gracias a los auxilios visuales del almacén vertical, que les guía en las operaciones de recogida y depósito. No más errores, no más pedidos retrasados, mayor eficiencia y clientes finales más satisfechos.
A corolario de la actividad principal de una empresa existe una serie de actividades que se deben desarrollar sistemáticamente. Se trata de las actividades de mantenimiento, reparación, reabastecimiento de artículos de consumo, limpieza de maquinarias de producción. Cada operación de este tipo requiere material, herramientas, productos que necesitan una colocación física, de fácil acceso y siempre bajo control, para evitar paradas y retrasos.
Los almacenes verticales Modula resultan fundamentales para este objetivo: todo se almacena en el mismo lugar físico, de todo se hace el seguimiento, y las existencias y los pedidos son fáciles y veloces.
Éstas son las empresas que han elegido Modula para renovar su almacén.

 



¿Desea mejorar el rendimiento de su sistema de almacenamiento?

Descubra cómo Modula recupera espacio y aumenta la productividad en sus operaciones de picking.

Contáctenos