Electricidad/Electrónica

¿Qué productos electrónicos se pueden almacenar?

Los almacenes automáticos verticales Modula son adecuados para cualquier tipo de producto, ya que pueden configurarse con diferentes capacidades, alturas, dimensiones y accesorios. A menudo, son la primera opción para las empresas del sector porque protegen de la luz, el polvo y las sustancias peligrosas. No es necesario separar los componentes electrónicos del resto de la mercancía y almacenarlos en distintas partes del almacén, pues todos los productos se pueden guardar en Modula. De hecho, incluso se puede subdividir la mercancía almacenada en varios Modula, instalables uno al lado del otro, o utilizar bandejas diferentes para diferentes mercancías y subdividir cada bandeja en compartimentos más pequeños con divisores y separadores metálicos. También las piezas metálicas se pueden guardar sueltas sin peligro de pérdida. Además, al reducir las operaciones de transporte de los productos por parte de los operadores, se evita el daño de los mismo. Esto permite mantener altos estándares de calidad sin ningún esfuerzo.

Modula para mejorar el rendimiento de los almacenes de las empresas del sector eléctrico

Los almacenes Modula son la solución ideal tanto para mejorar las prestaciones de un almacén sin revolucionar el proceso productivo como para reorganizar por completo la producción. Se pueden adaptar fácilmente en el flujo de trabajo de la empresa, incluso integrándose con ERP y WMS ya existentes. También es posible repensar el proceso productivo a partir del almacén Modula, convirtiéndolo en el centro del departamento de producción y distribución de la empresa.

Material electrónico más seguro con Modula

También la seguridad del material electrónico suele ser un problema. Es necesario protegerlo de manos indiscretas y robos. Con los almacenes automáticos es suficiente con limitar los accesos al interior del almacén o a determinadas bandejas mediante lectores de tarjeta, RFID o con inicio de sesión y contraseña. Los almacenes Modula favorecen un espacio de trabajo completamente seguro para los operadores. En caso de

materiales electrónicos, es una gran ventaja instalar un sistema ESD para proteger los productos contra posibles descargas eléctricas. El hecho de poder encontrar con un clic el material necesario entre la gran variedad de artículos y códigos de un almacén es un factor determinante para agilizar las operaciones de picking y reducir errores.
Con la bandejas electrificadas de Modula Lift, es posible alimentar eléctricamente los artículos almacenados en ellas. Por lo tanto, si el material necesita carga eléctrica (por ejemplo, lámparas recargables, ordenadores o radios). Dotado de una tensión de 240 V, se puede instalar en un máximo de 10 bandejas dentro de Modula.

¿Cuáles son las ventajas de los almacenes automáticos verticales Modula?

Un solo almacén Modula es suficiente para notar inmediatamente las ventajas de este innovador sistema:
Disminución del espacio en el suelo y uso del espacio vertical, hasta 16 metros de altura. En otras palabras, esto significa más superficie disponible para otras áreas o costes menores de alquiler y gestión.
Gestión automática de los volúmenes de almacenamiento con gestión dinámica de las alturas de carga: elimina la inversión de tiempo para establecer la mejor distancia entre bandejas. Y, sobre todo, evita malgastar espacio debido a estantes demasiado anchos.
Optimización del proceso de picking gracias al sistema automático que mueve las bandejas y evita que los operadores deban desplazarse por el almacén buscando los artículos. Con la doble bahía de carga y recogida, los tiempos muertos de la producción se reducen prácticamente a cero.



¿QUIERE SABER POR QUÉ OTRAS EMPRESAS YA HAN ELEGIDO MODULA?

Contáctanos