Filtrar Resultados

¿Cuán difícil es gestionar un almacén del sector de la automoción con las viejas estanterías tradicionales?

La organización del almacén es un quebradero de cabeza para muchas empresas que trabajan en el sector de la automoción. Con todos los accesorios, repuestos y componentes mecánicos necesarios, enseguida se llenan una, dos, tres naves industriales. El alquiler, la manutención y el mantenimiento de los espacios implican costes ingentes.

La actividad principal de una empresa comporta una serie de actividades que se deben desarrollar sistemáticamente. Se trata de actividades de mantenimiento, reparación, reabastecimiento de artículos de consumo y limpieza de maquinarias activas de producción. Cada operación de este tipo requiere material, herramientas y productos que necesitan una colocación física, de fácil acceso y siempre bajo control, para evitar paradas o retrasos.

Modula, el almacén automatizado que transforma el flujo de producción

La precisión y el número de pedidos que se pueden preparar por hora son factores determinantes que implican un nuevo enfoque de la logística y la gestión del almacén. ¡Con Modula se gestionan varios pedidos y varios envíos!  Las ayudas visuales del almacén vertical son una útil guía en las operaciones de retirada y depósito. No más errores, no más pedidos retrasados, mayor eficiencia y clientes finales más satisfechos.

Pero ¿en qué departamentos es posible insertar un almacén automatizado Modula? Por ejemplo, en algunas empresas del sector de la automoción, los Modula sirven de buffer para almacenar piezas o componentes que necesitan un período de depósito antes de enviarse a las fases de producción siguientes (imaginemos, por ejemplo, procesos de secado o desecación). Una vez guardados los artículos, los operadores o los robots antropomorfos los retiran y los reintroducen en la cadena productiva.

Para ayudar a las empresas a aumentar su productividad, Modula puede realizarse también con bahías contrapuestas (delante-detrás), de modo que los operadores carguen el material listo por un lado del almacén y los encargados del montaje o la producción lo retiren de la bahía opuesta. Para atender las líneas de producción, la fiabilidad, la velocidad y la amplia gama de bahías automáticas internas y externas de Modula han resultado ser fundamentales a la hora de mejorar el rendimiento de los departamentos de producción.

Para concesionarios y talleres de repuestos donde se gestiona in situ el service, la mayor ventaja que aporta un almacén automático es un control constante del inventario y la significativa reducción de los tiempos para abastecerse de los repuestos, ayudando así a los operadores del service en su actividad cotidiana. La altísima densidad de almacenamiento del Modula permite a los talleres aprovechar al máximo la superficie ocupada, ahorrando más del 85 % del espacio en el suelo con respecto al almacén tradicional.

Modula Lift es una elección habitual en muchas empresas que trabajan en el sector de la automoción. Pero ¿cómo potenciarlo al máximo?

Para aprovechar bien tu almacén automático vertical puedes incorporar algunos dispositivos que harán que la retirada y el depósito sean más fáciles y eficientes. ¿Qué accesorios te aconsejamos? Barra de LED alfanumérica, puntero láser, put-to-light, separadores, divisores y realces para bandejas e interfaz robot que interactúa directamente con la máquina, como en el caso de Ford.