Estamos atravesando una fase de digitalización que está afectando a todos los departamentos de las empresas. A nivel productivo, la aparición de la Industria 4.0 ha robotizado la mayoría de los procesos, lo que garantiza al operador la realización de menos esfuerzos físicos y, por tanto, un entorno de trabajo más seguro. 

Las oficinas también están afrontando un cambio drástico. Independientemente del tamaño de la empresa, cada vez se trabaja más en remoto. 

En cuanto al almacén, decidir pasar a un sistema de almacenamiento automatizado es un paso que se da casi por sentado. De hecho, los almacenes automáticos con bandejas se han convertido en indispensables para muchas empresas. La duda que se analizará en este artículo es la siguiente: entre una tecnología vertical y una horizontal, ¿cuál escoger?

¿Cómo funcionan los almacenes automáticos verticales y horizontales? 

Partamos de un principio en común que ha permitido diseñar ambas soluciones: el de «mercancía al hombre». El operador ya no tiene que moverse por el almacén para recoger la mercancía, sino que permanece en una posición fija y ergonómica a la espera del artículo o del pedido solicitado. Los dos carruseles constan de bandejas giratorias que giran en el interior de la máquina, llevando la mercancía almacenada directamente a la posición de recogida. 

La verdadera diferencia radica en el desarrollo de la estructura de soporte. Los almacenes verticales aprovechan la altura del edificio, reduciendo la superficie de suelo ocupada, mientras que los carruseles horizontales son idóneos para locales con techo bajo que no tienen problemas de espacio en el suelo.

En otro artículo ya hablamos sobre las numerosas ventajas de utilizar un almacén automático vertical Modula.

Pero, ¿por qué escoger un carrusel automático horizontal?

Carrusel automático horizontal: las ventajas

El carrusel automático horizontal es la opción más eficiente para todas las realidades industriales que se enfrentan a diario al picking intensivo, no solo en la distribución, sino también en la producción. 

Tal y como hemos dicho, a diferencia del almacén automático vertical, el carrusel horizontal no se desarrolla en altura, sino que cada carrusel consta de una serie de contenedores que giran horizontalmente sobre un carril de acero inoxidable y llevan los productos directamente hasta el operador en la zona de picking.

Pero, ¿cuáles son las ventajas?

  • Aumento de la productividad
    Al tratarse de un sistema automático que permite a los operadores reducir los desplazamientos, es fácil deducir que esto permitirá ahorrar tiempo y mejorar la productividad.
    Además, los carruseles horizontales pueden utilizarse en grupo, colocándolos unos al lado de otros mientras un operador realiza una recogida en un carrusel dentro del grupo, los demás carruseles giran y preparan el material para las siguientes recogidas. Esto minimiza el tiempo de inactividad del operador, aumentando el rendimiento de forma exponencial y, por lo tanto, la productividad.

  • Menos riesgos para los operadores
    Los operadores trabajan con seguridad y tienen un puesto de trabajo ergonómico. Los sistemas de seguridad evitan cualquier contacto con las partes móviles del carrusel.
    Además, los trabajadores del almacén no tienen que subirse a escaleras u otros medios para recoger la mercancía, lo que garantiza un entorno de trabajo más seguro.

  • Optimización del espacio
    Los productos se almacenan y organizan en una zona de almacenamiento compacta y de alta densidad.

  • Mercancía bajo control
    Todas las operaciones de picking están monitorizadas y documentadas, lo que permite realizar un seguimiento completo de los pedidos y de los niveles de existencias.

  • Flexibilidad de almacenamiento
    Es muy fácil gestionar los grupos de carruseles y ajustar la distancia entre los estantes de los contenedores para adaptarse a una gama de productos cambiante o para hacer frente a los picos puntuales de pedidos. La distancia entre los carruseles puede modificarse para evitar posibles obstáculos como columnas portantes u otros. No solo eso: también se puede elegir con libertad la posición del cuadro eléctrico de mando y la verja perimetral está diseñada para adaptarse al lugar de instalación.

Modula: el nuevo carrusel horizontal HC

En Modula llevamos años encargándonos de la automatización del almacén, y hace poco lanzamos al mercado el nuevo carrusel horizontal HC para satisfacer las necesidades de almacenamiento automatizado incluso en entornos en los que no se puede aprovechar el espacio en altura. 

Al igual que los almacenes verticales Modula, el almacén automático con carrusel también permite obtener un retorno de la inversión (ROI) entre los 6 y los 18 meses, en función de las dimensionas y las características del proyecto. 

¿Quieres saber más sobre los almacenes verticales?

Si los almacenes Modula han despertado tu curiosidad, contacta con nosotros y te explicaremos cómo utilizarlos según tus exigencias.

Contáctenos