En los últimos años, las empresas están buscando nuevos sistemas para automatizar los procesos de producción y almacenamiento.

Cuando el objetivo es optimizar el lead time y los costes los viejos almacenes manuales pierden su eficacia, ya que se diseñaron para servir a industrias con exigencias completamente diferentes a las actuales.

Los nuevos procesos de producción deben ser capaces de garantizar una respuesta competitiva a las dinámicas del mercado, pero esto solo es posible si se razona desde una perspectiva 4.0, sobre todo en el almacén.

¿Cómo escoger la solución automática idónea para el almacén?

El primer paso para identificar el sistema de almacenamiento más adecuado para su almacén es determinar qué áreas pueden beneficiarse de la integración de un almacén automático.

Para decidir qué estructura automática adoptar, ya sea un almacén vertical o un carrusel horizontal, es fundamental hacerse algunas preguntas.

  • ¿Cuál es la altura de la estructura?
  • ¿Se está agotando el espacio?
  • ¿Es necesario aumentar la productividad?
  • ¿Necesitamos controlar mejor el inventario?
  • ¿Nos cuesta seguir el ritmo de los aumentos de demanda, aunque ocurran en momentos puntuales?
  • ¿Qué tipos de productos se almacenan?

Almacenes verticales y carruseles horizontales: los puntos en común

Ambas tecnologías se basan en el principio de «mercancía al hombre» y ofrecen ventajas muy similares: optimización del espacio, alta productividad, eficiencia, seguridad, control de la calidad y gestión de las existencias.

Pero, ¿cuál es mejor?

La decisión de elegir entre un almacén automático vertical y un almacén automático horizontal depende fundamentalmente de los siguientes factores:

  1. El espacio disponible y la altura del techo del edificio destinado a almacén.
  2. Las dimensiones y el peso de los artículos almacenados.
  3. El ciclo económico.

Veamos a continuación las características principales de estas dos soluciones.

Almacenes automáticos verticales: las características

Un almacén vertical es un sistema de bandejas dispuestas en vertical. Las bandejas se localizan y recuperan de forma automática y se envían directamente al muelle de recogida, donde el operador las recoge en una posición ergonómica.

Los almacenes verticales eliminan la necesidad de buscar los artículos y garantizan una fase de recogida de la mercancía sin errores gracias a la conexión con el WMS.

Aprovechando la altura del edificio (del suelo al techo), este sistema de almacenamiento permite recuperar hasta un 90 % más de espacio útil en el suelo que las estanterías tradicionales.

Las bandejas se pueden organizar para acoger artículos de cualquier tipo y tamaño: utilizando separadores y divisores es posible, de hecho, crear la cantidad exacta de celdas dentro de cada bandeja. Estas configuraciones no son fijas, sino que pueden ajustarse en cualquier momento para adaptarse a los cambios en el tamaño o en la cantidad de los artículos almacenados.

Las soluciones de almacenamiento vertical también pueden aumentar considerablemente la productividad y la precisión de la recogida, ya que disponen de sencillas ayudas visuales para la recogida que guían a los operadores durante esta fase.

Los almacenes automáticos verticales son más eficientes cuando:

  • La altura del techo supera los 4 metros. En estos casos el espacio en altura suele estar desaprovechado y el almacén vertical permite recuperarlo y utilizarlo.
  • Hay un stock muy grande con productos de diferentes tamaños y pesos.
  • El peso y las dimensiones de los productos suponen un desafío ergonómico y de volumen, haciendo necesaria una ayuda integrada para elevarlos.

Carruseles horizontales: características y funcionalidad

El carrusel horizontal es un almacén automático adecuado para varios tipos de entornos con formas particulares, techos bajos y obstáculos arquitectónicos, es decir, todos aquellos edificios en los que es difícil aprovechar la verticalidad.

El carrusel horizontal está compuesto de contenedores (bins) montados sobre un carril ovalado que gira horizontalmente y transporta la mercancía almacenada directamente hasta el operador.

Cuando el operador solicita un artículo determinado, el carrusel horizontal gira automáticamente de forma que el contenedor correspondiente quede accesible y el operador pueda recoger el artículo. En este caso tampoco es necesario ir de un lado a otro en busca de la mercancía.

Los almacenes horizontales son más eficientes cuando:

  • La altura del techo es inferior a los 3 metros y se dispone de suficiente espacio útil en el suelo.
  • Tenemos un presupuesto ajustado pero no queremos renunciar a un sistema de almacenamiento automático: los carruseles horizontales tienden a ser más baratos.
  • Las aplicaciones requieren un rendimiento elevado. Configurados en pods de 2 a 4 unidades, los carruseles horizontales pueden garantizar una velocidad de recogida de hasta 550 recogidas por hora.
  • La mezcla de productos no cambia con frecuencia y son de movimiento lento o medio.
  • Aplicaciones que siempre deben tener acceso al inventario, incluso en caso de emergencia.

Entre un almacén automático horizontal y uno vertical, ¿cuál escoger?

En conclusión, para poder valorar correctamente un sistema de almacenamiento y recogida automatizado es importante tener en cuenta las características del edificio y las necesidades de movimiento. A veces la mejor solución incluye las dos soluciones de almacenamiento.

Si se realiza un análisis y un diseño adecuado del sistema, la instalación de un carrusel horizontal o un almacén vertical es una inversión que solo necesita 6 meses para lograr un ROI (retorno de la inversión) eficaz. Y esto se debe a la mejora de la utilización del espacio útil en el suelo, a la reducción de los costes de mano de obra, a una mayor precisión en el picking y a la mejora en el control del inventario.

¿Cuál es la mejor estrategia de picking para tu almacén?

El picking es el corazón de cualquier almacén, y es una actividad que debe diseñarse y organizarse con mucho cuidado. Descargue nuestro análisis en profundidad sobre cómo optimizar el picking.

DESCARGAR EL PDF