Aplicaciones

Los almacenes verticales Modula son flexibles, modulares y ergonómicos. Permiten el almacenamiento y la organización de mercancías de distintos tamaños de forma rápida y sencilla. Se adaptan a cualquier sector y garantizan el ahorro de espacio, tiempo y, sobre todo, dinero.

Una de las aplicaciones prácticas más importantes de los almacenes automáticos verticales es la optimización del proceso de preparación del pedido. Las ventajas principales son la velocidad y la precisión de las operaciones de búsqueda y recogida. Esto también es posible gracias a los accesorios de serie, como el puntero láser, y a la implementación de un software inteligente (WMS). La combinación de estos dos elementos permite llevar las operaciones de picking a un nivel mucho más avanzado, sobre todo si se compara con otras soluciones disponibles en el mercado.

Otro aspecto que no debe subestimarse es el impacto en las operaciones de mantenimiento y reparación (MRO). Una gestión deficiente de las operaciones de MRO puede tener graves consecuencias para la empresa, ya que podría, por ejemplo, tener que parar las máquinas más tiempo del previsto y detener la producción. Los almacenes verticales pueden ser de gran ayuda para evitar este tipo de situaciones gracias al mantenimiento predictivo, el cual es posible mediante el chequeo constate y automatizado de las máquinas y de las instalaciones.

Descubre de qué otras formas puede transformarse un almacén automático vertical Modula en una ventaja competitiva para tu empresa.