Un software de gestión de almacenes – o WMS (Warehouse Management System) – es un programa creado para optimizar los procesos de logística y de almacenamiento. Es la respuesta a la evolución de un mercado en el que la gestión de los almacenes desempeña un papel cada vez más crucial en términos de competitividad, fiabilidad y eficiencia.

El software WMS está diseñado para implementar y acelerar todas las operaciones de gestión de mercancías: desde la fase de entrada/salida pasando por la acogida, el picking y el envío.

Introduce algunas funciones muy útiles, como el mapeo del almacén y el control de inventarios en tiempo real, con claras mejoras en la gestión de provisiones y en el seguimiento de las mercancías a lo largo de la cadena de suministro.

Y si el WMS mejora la gestión del almacén tradicional, expresa su máximo potencial cuando se combina con un almacén vertical automático.

Los almacenes verticales automáticos son, de hecho, casi una necesidad cuando el objetivo es reducir costes, tiempos, errores y, evidentemente, el espacio: el almacenamiento vertical de mercancías conduce a un ahorro de hasta el 90% de la superficie ocupada, agilizando y haciendo más seguro el trabajo de los operadores, que reciben el artículo deseado con un simple clic.

La combinación del software logístico WMS con el almacén vertical mantendrá bajo control:

  • Gestión de las existencias
  • Índice de rotación
  • Optimización de trayectos y flujos
  • Gestión de los operadores.

El último paso fundamental para beneficiarse de las ventajas de la automatización y de la nueva eficiencia logística garantizada por un almacén vertical y el WMS es la integración del software con el ERP y los otros sistemas informáticos de la empresa.

Desde el momento de la instalación, estarán “conectados” y trabajarán juntos para simplificar, agilizar y optimizar todos los procesos del almacén, asegurando un paso adelante decisivo desde el punto de vista de la gestión.

Por supuesto, cada programa de gestión de almacenes es diferente, así como cada empresa tiene necesidades diferentes.

En seguida presentamos las situaciones más frecuentes, para que tenga una idea clara de qué software de almacén es el mejor para usted.

Para sacar el máximo provecho de su WMS, necesita tener un plan preciso de los datos clave que controlar.

1. WMS configurable: desde el almacén hasta su ERP

La primera situación es la de una empresa que ya ha instalado un ERP y se equipa con un almacén vertical automático junto con su respectivo WMS.

En este caso, lo que realmente marca la diferencia es la capacidad del programa para integrarse con el sistema existente: esto depende de la configurabilidad del WMS.

Con este término nos referimos a la posibilidad de que el software se integre (a través de ciertas interfaces de intercambio de datos y parámetros) con los procesos y los métodos adoptados internamente a nivel operativo, logístico y contable.

Los propios WMS están diseñados para simplificar la gestión diaria del almacén y son el resultado de la investigación de los procesos operativos de los centros de almacenamiento. Se crean para encontrar y proponer la solución que consuma menos tiempo en cada fase: desde la gestión de las entradas y salidas de mercancías hasta la gestión de los operadores, pasando por la transferencia de los datos contables al ERP.

Con un WMS configurable se pueden definir las funciones y acciones del programa según el modus operandi de la empresa y las actividades gestionadas, automatizándolas y optimizándolas.

2. La solución “Bridge”

Otra situación puede ser la de una empresa con un ERP ya preparado para realizar algunas funciones de un software WMS y equipada con un almacén vertical automático. En este caso, es posible crear una solución “bridge”, es decir, un software de conexión que permite controlar las operaciones de logística y almacenamiento desde el sistema de gestión.

Con algunas limitaciones: un software de gestión de almacenes, creado y dedicado precisamente para este fin, siempre garantizará un mayor nivel de profundidad, interacción y control que el que ofrece un ERP.

3. El WMS personalizado

Por último, la tercera posibilidad es confiar en una agencia de software para diseñar desde cero un software logístico WMS personalizado y adaptado a su realidad: una excelente solución desde el punto de vista del resultado final, pero definitivamente un diseño caro y que requiere mucho tiempo.

Como ya se ha mencionado, los modernos programas WMS ya están configurados para satisfacer las necesidades “funcionales” de los almacenes. Se crearon para simplificar la gestión operativa del almacén, no para complicarla.

Con un WMS bien diseñado, incluso las metodologías y los procesos más complejos de una empresa pueden encontrar su configuración adecuada.

¿Qué software de gestión de almacenes elegir?

Para elegir el mejor software de gestión de almacenes, como se ha visto en este artículo, hay dos factores especialmente importantes: la configurabilidad del programa y su integración con el ERP de la empresa.

La elección del WMS ideal tendrá que hacerse, sin duda, en función del presupuesto y de las necesidades de la empresa, teniendo en cuenta también las necesidades futuras.

La revolución del almacenamiento y de la logística del software WMS, junto con el mayor control de gestión que garantizan las aplicaciones digitales, abre las puertas a nuevos potenciales y desarrollos para la empresa.

¿Cuál es la mejor estrategia de picking para tu almacén?

El picking es el corazón de cualquier almacén, y es una actividad que debe diseñarse y organizarse con mucho cuidado. Descargue nuestro análisis en profundidad sobre cómo optimizar el picking.

DESCARGAR EL PDF