Alimentos y bebidas

Problemas de logística en la distribución de alimentos

Existen una gran variedad de productos para embalar y envasar. Esto provoca que los almacenes tradicionales resultencada vez menos prácticos y rentables. El mercado de la distribución de alimentos es está en constante evolución y es muy competitivo. Es importante cumplir con los tiempos de entrega, la calidad de los productos y la trazabilidad de los mismos al 100%. Esto solo es posible reorganizando adecuadamente el espacio y haciendo el almacén más funcional.

Modula es la solución ideal para las empresas del sector de alimentos y bebidas

Los almacenes verticales están diseñados para aprovechar al máximo la altura de los edificios ahorrando espacio en el suelo. Por ello son la solución perfecta que proporciona un almacén ordenado, limpio, seguro y veloz. Dentro de las bandejas los productos estarán totalmente protegidos y ordenados, gracias al uso de separadores y divisores metálicos. Para acoger una mayor cantidad de material se pueden colocar realces que aumentan la altura de las bandejas. Es posible personalizar el almacénsegún las necesidades de la compañía: por ejemplo, determinando el número de bandejas o el modo en que se subdividen internamente. Así se puede almacenar el mayor número posible de artículos en su interior. Por otro lado, el espacio entre las bandejas se adapta automáticamente: es el almacén el que decide la distancia mínima entre una bandeja y otra. En 16 metros cuadrados es posible almacenar 80 metros cúbicos de mercancía, llegando a total de 90.000 kg. Esto significa que es posible utilizar los almacenes verticales Modula para almacenar desde etiquetas hasta los materiales más pesados utilizados para la producción. La gran ventaja para los operadores es que ya no necesitan desplazarse por el almacén para recoger o depositar los productos, ya que estos aparecen automáticamente en la bahía de recogida, siguiendo el principio “Goods to man”. Con la Consola Copilot, una interfaz para el operador, recoger un producto es fácil y rápido: basta con seleccionarlo en la pantalla y, en pocos segundos, la bandeja que lo contiene aparece en la bahía de recogida. De esta forma, se elimina el tiempo de búsqueda manual de los productos y, al mismo tiempo, se agiliza el proceso de picking. Cada vez que se recoge o deposita un producto, el operador puede obtener información precisa sobre el stock teórico del almacén y compararla con las existencias reales. Con ello se facilita la alineación de los dos estados en caso de inventario.

¿Qué Modula elegir?

Algunas empresas se han decantado por Modula Lift para centralizar su proceso productivo, permitiéndole dictar los tiempos de gestión de los pedidos de producción. De esta manera, la empresa controla en tiempo real y con gran precisión la cantidad de productos de los que dispone. Utilizando correctamente un almacén Modula se evita comenzar la producción para tener que interrumpirla más tarde por falta de material. A continuación, te indicamos algunos accesorios para potenciar al máximo tu Modula: barra alfanumérica, bahía telescópica, puntero láser, lector de tarjetas y put-to-light.



¿QUIERE SABER POR QUÉ OTRAS EMPRESAS YA HAN ELEGIDO MODULA?

Contáctanos