Gestión del almacén

Una buena organización del almacén es fundamental para el éxito de la estrategia de la empresa y constituye una ventaja competitiva a largo plazo.

La organización eficaz del almacén permite al operador recibir el producto deseado inmediatamente, lo que supone la agilización del proceso de picking y la eliminación de errores en la preparación del pedido. Como consecuencia, aumenta la satisfacción de los clientes y la optimización de los plazos de preparación y entrega de los pedidos. Esto es de vital importancia también en la gestión de las existencias y de la logística del e-commerce: quien realiza pedidos online es, en efecto, especialmente sensible a la velocidad de envío y entrega. 

Un almacén eficiente permite mejorar los procesos internos de la empresa y reducir los costes, incluidos los de mantenimiento. Esto es posible gracias a sistemas informáticos avanzados que permiten prevenir averías, problemas e imprevistos, evitando paradas de las máquinas o tiempos de inactividad. Otro aspecto a tener en cuenta es el WMS, es decir, el software de gestión del almacén. La instalación de un WMS permite coordinar y mejorar los procesos operativos y logísticos en conjunto, automatizando múltiples operaciones.

A continuación tienes algunos consejos para organizar y gestionar tu almacén adecuadamente.