Cuando se decide abrir un portal online, es importante no centrarse únicamente en los factores online: la usabilidad del sitio, la experiencia o comentarios de los usuarios… La calidad del producto y la velocidad de entrega son fundamentales para el éxito en el e-commerce. ¿Cómo agilizar las operaciones de picking en el e-commerce?

El cliente online espera recibir el producto en un plazo de tiempo corto y esto significa que detrás de un e-commerce debe haber un almacén organizado y eficiente, para responder rápidamente a cada solicitud, con un amplio surtido de productos.

Existen dos modos de recogida de la mercancía: “hombre a la mercancía” o “mercancía al hombre”.

Modo de recogida “hombre a la mercancía”

El modo de recogida “hombre a la mercancía” es el más común: el operador se desplaza dentro del almacén en busca del material. Aún hoy es el más utilizado por el bajo coste de implementación, pero implica notables desventajas: un tiempo de ejecución elevado y la posibilidad de que el operador cometa errores durante la fase de picking. En términos de prestaciones, sobre todo para el ámbito online, es el de menos rentabilidad. Se calcula que casi el 50% del tiempo total empleado en la preparación del pedido está dedicado al desplazamiento del operador de un punto a otro del almacén.

Existen varios tipos de picking aplicables con esta modalidad:

  • Batch picking: el operador se desplaza por el almacén con un número de cajas equivalente al número de pedidos a preparar. Esto resulta eficiente solo si los pedidos no son demasiado numerosos y el almacén no es demasiado grande.
  • Wave picking: concebido a partir de un número máximo de recogidas de producto, prevé la clasificación sólo al final del picking. En este caso se recomienda el uso de sistemas de codificación de cada producto (por ejemplo, un lector de códigos de barras).
  • Zone picking: cada operador es responsable de una sola zona del almacén y efectúa la recogida solo dentro de su zona. Los productos recogidos se depositan en una caja que se desplaza zona por zona. Este sistema es adecuado para los grandes almacenes con una amplia gama de artículos y generalmente prevé un número mayor de operadores en lo que se llama “golden zone”.

Modo de recogida “mercancía al hombre”

El modelo “mercancía al hombre” revoluciona el concepto tradicional de almacén y permite agilizar las operaciones de picking en el e-commerce: el producto va al operador mediante un sistema intuitivo y automático, sin que el operador deba salir de su puesto. Tiene costes mayores y menor flexibilidad si en un futuro se decidiera revisar el plano del almacén, pero posee un evidente punto fuerte: menos errores durante la fase de picking, un nivel de prestaciones mayor que el modelo “hombre a la mercancía”, y menor tiempo de preparación del pedido.

Los almacenes verticales reducen las operaciones de transporte del operador, ya que la bandeja se presenta directamente en la bahía donde se realiza la recogida, garantizando una postura ergonómica y, para el desplazamiento de cargas pesadas o voluminosas, se puede integrar con manipuladores, robots o anuladores de peso.

Almacenes verticales de bandejas para facilitar las operaciones de picking

Las soluciones automáticas como los almacenes automáticos verticales permiten una mejor gestión del stock y una importante reducción de los errores, sobre todo combinándolo con un software WMS. De esta manera el almacén permite el seguimiento de todas las mercancías entrantes y salientes, el control constante de la situación del stock y una mejora de la gestión de las existencias.

Con esta tecnología es posible conocer en tiempo real el estado del stock, función muy útil para optimizar los pedidos y la logística del flujo de producción. Cada vez que se recoge o deposita mercancía, el operador puede obtener indicaciones claras sobre las existencias teóricas del almacén y confrontarlas con las existencias efectivas, facilitando la alineación de los dos estados en caso de inventario.

Para aumentar el grado de precisión de la gestión del stock del almacén y reducir los errores, existen ayudas visuales sencillas e intuitivas. Con estos dispositivos, cada operador, sin competencias específicas, puede fácilmente identificar los productos que se deben depositar o recoger del almacén automático.

¿Cuál es la mejor estrategia de picking para tu almacén?

El picking es el corazón de cualquier almacén, y es una actividad que debe diseñarse y organizarse con mucho cuidado. Descargue nuestro análisis en profundidad sobre cómo optimizar el picking.

DESCARGAR EL PDF