Cuando se habla de compras online se suele hacer referencia a bienes materiales no alimentarios como ropa, libros, tecnología punta, electrónica, música y cosméticos. Sin embargo, junto a este tipo de mercancía, hay otro sector que ha evolucionado rápidamente, ganando terreno en los últimos meses y entrando en los hábitos de compra de muchos usuarios online: el e-grocery. El término e-grocery se refiere a la compra online de productos pertenecientes al sector de la alimentación y los supermercados: desde productos alimenticios frescos y secos hasta productos para el hogar, es decir, aquellos bienes de consumo gestionados por los comercios minoristas de la gran distribución. 

En este artículo analizaremos en profundidad la expansión del e-grocery en los últimos meses y el apoyo esencial de la logística del almacén en esta evolución de las compras online.

Las tendencias del comercio electrónico de alimentación en el mundo

Cuando hablamos de ventas online de alimentación (e-grocery) a nivel mundial, nos encontramos con datos procedentes de contextos totalmente diferentes y que, por razones tecnológicas, sociales y culturales, tienen un grado de desarrollo del e-commerce muy dispar. Las diferencias entre las áreas económicas se desarrollan, además, teniendo en cuenta la desigual difusión que ha tenido la Covid-19 en cada uno de los territorios y el impacto que ha tenido el coronavirus sobre la vida de los ciudadanos.

Tal y como informa digitalcommerce360.com citando un estudio del grupo Kantar, en el 2020 no solo se ha producido una explosión del e-grocery a nivel mundial: la pandemia también ha tenido un impacto a nivel psicológico sobre el consumidor, que se siente más inclinado a realizar la compra online, frente al escepticismo de años anteriores. Mientras que en el año 2019 las ventas online de productos alimenticios aumentaron un 22 % interanual a nivel mundial, en el 2020 ya hacia finales de abril las ventas online de comestibles a nivel mundial (teniendo en cuenta los datos procedentes de Francia, España, China y Reino Unido) habían registrado un +12,4 % frente al +8,8 % del 2019 en el mismo periodo (fuente: digitalcommerce360.com, grupo Kantar).

El grupo Ocado (uno de los grupos británicos pioneros del mercado online de alimentación) registró en el 2020 un aumento del 27 % en sus ganancias semestrales por las ventas del comercio minorista en comparación con el 2019 (fuente digitalcommerce360.com). Walmart (una de las cadenas de la gran distribución más grandes de Estados Unidos) ha declarado que, en el primer trimestre del 2020, registró un aumento de las ventas de e-commerce del 74 %, añadiendo además que la pandemia ha empujado a más personas a escoger la compra online y la recogida de la misma fuera de la tienda física.

Según informa emarketer.com, el cambio también está impulsado por el desarrollo de nuevas soluciones para la entrega de los productos adquiridos. En una primera clasificación, los datos de un estudio realizado entre los usuarios online de Estados Unidos («The eMarketer Ecommerce Survey», llevado a cabo en junio de 2020 por Bizrate Insights), muestran un aumento sobre todo de las recogidas de pedidos en tienda (pasando del 18 % en febrero de 2020 al 22 % en junio de 2020) y la recogida a distancia o la recogida en la acera en beneficio del distanciamiento social (curbside pickup at the store – del 7 % en febrero de 2020 al 22 % en junio de 2020). Según un estudio publicado en SDC Supply & Demand Chain Executive, teniendo en cuenta únicamente el mercado estadounidense, entre los futuros factores impulsores del aumento del e-grocery estarán en los próximos años la consolidación de los hábitos de compra online adquiridos durante la pandemia y la posibilidad de escoger entre múltiples métodos de entrega (entrega a domicilio, recogida en tienda, entrega en taquilla inteligente, recogida en la acera, y otras)

Cómo gestionar las necesidades logísticas del e-grocery

La pandemia de la Covid-19 ha provocado una brusca transformación de los hábitos de compra de los consumidores. Para seguir siendo eficiente, la red de la gran distribución ha manifestado la necesidad de contar con soluciones capaces de adaptarse a las numerosas transformaciones en curso. Actualmente coexisten varias situaciones: desde los tradicionales supermercados donde se mezclan clientes privados y pickers (profesionales encargados de «preparar» físicamente las compras hechas online) hasta las dark stores, locales parecidos a los supermercados, pero abierto únicamente a los pickers.

Así pues, la logística del almacén y el picking para la gran distribución están en plena evolución. Entonces, ¿qué dirección tomar? En esta fase de transición en la que el canal digital (e-grocery) está ganando terreno frente al canal físico tradicional, es necesario valorar las alternativas disponibles y escoger cuidadosamente la solución que mejor se adapte a las necesidades. Una decisión precipitada o poco sensata puede llevar a una pérdida innecesaria de tiempo y recursos y, desde luego, no es capaz de dar la respuesta adecuada a condiciones y necesidades concretas.

Logística en el e-grocery: de la optimización de los recursos a la reorganización interna

La digitalización de los procesos de la logística y la llegada de nuevos sistemas para la gestión del almacén se unen al desarrollo de centros de micrologística (MCF – Micro-fulfillment Centers), es decir, pequeños centros de máximo 550 metros cuadrados ubicados en la ciudad y especializados en la preparación y despacho de los pedidos realizados online. Estos centros nacen para satisfacer la necesidad de una gestión aún más rápida de las entregas, que pueda tener lugar incluso en el mismo día en que se hace el pedido (same-day delivery).

La transformación de los hábitos de los consumidores se refleja en las distintas necesidades logísticas manifestadas por el sector de la gran distribución. El canal físico tradicional y el nuevo canal digital tienen, de hecho, muchos matices, e incluso la recogida de la compra ha pasado a ser multicanal:

  • Click & Collect: la compra realizada previamente se recoge sin bajarse del coche o la compra se realiza por teléfono y se recoge en la tienda más cercana, llamada también BOPIS (Buy Online Pick Up In Store).
  • Drive & Collect: el pedido se compra online y se recoge en un almacén de distribución, en un plazo fijado de antemano.
  • Home Delivery: entrega a domicilio.
  • Contactless Delivery: entrega a domicilio manteniendo la distancia de seguridad.

Los almacenes automáticos Modula para la gestión logística del e-grocery

En la actualidad, Modula es capaz de ofrecer un abanico de soluciones para la gestión del almacén diseñadas para satisfacer perfectamente las necesidades de los clientes que operan en el sector de la gran distribución y en la modalidad de e-grocery. Los sistemas para la gestión de la logística se distinguen por 3 características: modularidad, optimización de los costes y acercamiento progresivo. Es decir:

  • modularidad: Modula propone sistemas adaptables a las diferentes necesidades del cliente, tanto en términos de tamaño como de funcionalidad (pensemos en los almacenes verticales y en los nuevos carruseles horizontales, o en los nuevos almacenes automáticos con temperatura controlada);
  • optimización de los costes: es posible escoger un sistema en función de lo que realmente se necesita, partiendo, por tanto, de las necesidades concretas de la empresa para llegar al desarrollo de un sistema a medida, eficiente y eficaz;

acercamiento progresivo a la automatización del almacén: gracias a la propuesta de soluciones que integran sistemas manuales y automáticos (soluciones «híbridas»). De esta forma, se da un primer paso para limitar el factor humano, pero sin eliminarlo por completo, lo que se traduce en un menor impacto psicológico. La integración de sistemas automáticos tecnológicamente avanzados en la gestión de las operaciones del almacén puede ser, de hecho, un obstáculo inicial importante para quienes se acercan por primera vez a este tipo de soluciones.

Las ventajas técnicas de las soluciones logísticas para el e-grocery de Modula

Los sistemas de gestión de la logística de Modula son el punto de partida para la gran distribución en su evolución hacia el e-grocery. Estas son algunas de las ventajas más importantes de las soluciones Modula:

  • instalación fácil y rápida de los almacenes automáticos verticales: solo se necesita una semana para instalar un almacén vertical, lo que supone interrumpir solo brevemente las operaciones, con escaso tiempo de inactividad para el cliente;
  • fácil integración con un software para la gestión del almacén: el software Modula WMS y los sistemas ERP del cliente se comunican e interactúan de forma sencilla y funcional;
  • posibilidad de integración con los sistemas de picking Modula y/o sistemas de manejo de materiales, incluso sistemas robotizados o AMR, para lograr un enfoque del picking de «mercancía al hombre», aprovechando al máximo todas sus ventajas;
  • flexibilidad en el picking: con una gestión rápida y eficiente del picking, adaptable a los distintos operadores según el volumen de pedidos y de los picos de trabajo;
  • gestión óptima de los productos alimenticios frescos y secos, con sistemas de almacenes con temperatura controlada que permiten conservar de forma adecuada los productos frescos y secos, manteniéndolos al mismo tiempo a salvo de la luz, el polvo y las fuentes de calor.

La gestión de los productos frescos en el e-grocery con los almacenes automáticos Modula

Capítulo aparte merecen las soluciones de gestión de los productos frescos. Modula diseña y fabrica almacenes automáticos con temperatura controlada, que permiten mantener la temperatura en el interior entre los 2 °C y los 25 °C. Estos sistemas son perfectos para conservar todo tipo de productos alimenticios frescos y secos y satisfacen plenamente las necesidades de la gran distribución, la cual suele necesitar una temperatura media de 5 °C para conservar este tipo de productos. Además, los almacenes automáticos con temperatura controlada pueden ser más económicos que las instalaciones tradicionales de refrigeración.

Los almacenes automáticos Modula con temperatura controlada son una solución óptima para el e-grocery y pueden utilizarse en distintas fases:

  • en la fase de preparación del pedido (pensemos por ejemplo en los picker que trabajan en las dark stores): con un almacén automático, preparar la compra es más eficiente y rápido;
  • en la fase de conservación de la compra ya preparada: la compra ya preparada se puede conservar en condiciones óptimas, a la espera de que el cliente la recoja o se la entreguen a domicilio.

El refuerzo de la oferta online por parte de los minoristas ha allanado el camino hacia una gestión más madura de la logística del almacén y hacia nuevos sistemas de almacenamiento y conservación de los productos, cada vez más orientados a la eficiencia y al rendimiento. 

¿Quieres saber más sobre los almacenes verticales?

Si los almacenes Modula han despertado tu curiosidad, contacta con nosotros y te explicaremos cómo utilizarlos según tus exigencias.

Contáctenos