Imaginemos un almacén tradicional, lleno de estanterías fijas y construidas en altura, e imaginemos a los trabajadores que trabajan en él, obligados a utilizar una escalera o una carretilla elevadora para coger y/o almacenar los distintos artículos, exponiéndose a riesgos para su salud y al mismo tiempo poniendo en peligro también la mercancía. ¿Cómo es posible que sea este el mejor proceso de picking para una empresa?

Los sistemas automatizados de picking como los de los almacenes automáticos Modula son la mejor elección para mejorar el sistema de picking, ya que permiten:

  • reducir los desperdicios 
  • aumentar la seguridad
  • aumentar la velocidad de recogida de la mercancía
  • aumentar el ROI

El picking en un almacén tradicional

El método de picking utilizado en los almacenes tradicionales es el que se define como «hombre a la mercancía»: los operadores deben moverse dentro del almacén para recoger manualmente los productos que luego deberán enviar. Los operadores pueden dividirse en dos macrocategorías: los que se mueven a pie y los que utilizan una carretilla elevadora.

Moviéndose simultáneamente entre las estanterías y los pasillos, los operadores tienen como único objetivo el de maximizar el almacenamiento y acelerar al máximo el proceso que llevará la mercancía directamente al cliente, ya sea el almacén de un e-commerce o una realidad B2B.

Las desventajas del picking ordinario

El método de picking «hombre a la mercancía» presenta varios puntos críticos:

  • Errores de recogida: los operadores tienen un margen de error al recoger el producto que se debe enviar, generando así la posibilidad de que el cliente deba realizar una devolución.
  • Recogida lenta: por mucho que un operador pueda ser rápido y eficiente, el proceso de recogida nunca podrá ser tan rápido como si se realiza de forma automatizada. Además, el personal que utiliza las carretillas elevadoras debe prestar atención a la velocidad real de la máquina para no poner en peligro a quienes trabajan en ese espacio.
  • Riesgos de seguridad: inevitablemente, un proceso manual presenta algunos problemas desde el punto de vista de la seguridad del operador, como el riesgo de caerse de una estantería o de lesionarse al levantar pesos o por culpa de las carretillas elevadoras.
  • Falta de personal cualificado: no siempre es posible intercambiar a los operadores entre sí, por ejemplo, para conducir una carretilla elevadora

Todos estos factores ponen de manifiesto que un proceso automatizado, especialmente con la necesidad de aumentar la productividad, es la clave para organizar de forma eficiente el espacio, el tiempo y el personal dentro de un almacén.

La solución del picking: el almacén automático Modula

El almacén automático Modula permite resolver todos los problemas del picking «hombre a la mercancía» convirtiéndolo en «mercancía al hombre»: no más operadores en continuo movimiento dentro del almacén, sino un sistema automatizado perfecto para cualquier contexto de almacenamiento.

Los almacenes automáticos Modula presentan numerosos puntos fuertes gracias a la posibilidad de automatizar el picking:

1. REDUCCIÓN DE LOS ERRORES DE PICKING

Bastan unos pocos toques en el controlador para que los productos lleguen directamente al operador, permitiendo reducir los tiempos de ejecución y los errores de los operadores.

2. CONOCER EL ESTADO DEL INVENTARIO EN TIEMPO REAL:

La posibilidad de vincular el ERP de la empresa con el software Modula WMS permite visualizar el inventario en tiempo real y ofrece una trazabilidad total de la mercancía.

3. ACTUALIZACIÓN EN TIEMPO REAL DE LAS EXISTENCIAS

La verificación continua de las existencias permite tener una estimación exacta de los productos que hay aún en stock, lo que permite realizar una planificación más precisa de la producción en previsión de pedidos futuros.

4. MAXIMIZAR EL ROI

A través del almacén automático Modula, un operador puede gestionar un volumen de trabajo mucho mayor que antes: de este modo, la productividad puede aumentar un 85 %.

5. MAXIMIZAR EL ALMACENAMIENTO APROVECHANDO LA ALTURA DEL ALMACÉN

La estructura puede alcanzar una altura de 16 metros, las bandejas son modulares para lograr el volumen necesario y se pueden ordenar y dividir en función de las necesidades: gracias a estas particularidades, con los almacenes Modula se puede reducir hasta en un 90 % la superficie ocupada.

6. ASEGURAR UN ESPACIO DE TRABAJO SEGURO

La seguridad de los trabajadores está garantizada incluso en las condiciones de trabajo más complejas: los operadores no tienen que utilizar máquinas específicas y ya no están expuestos a elementos en movimiento, lo que elimina el riesgo de accidentes.

Adquirir un almacén automático Modula significa innovar el sistema de picking, reducir los errores y adoptar una logística eficiente que mejorará la empresa.

¿Quieres saber más sobre los almacenes verticales?

Si los almacenes Modula han despertado tu curiosidad, contacta con nosotros y te explicaremos cómo utilizarlos según tus exigencias.

Contáctenos