Es una de las actividades más importantes para una empresa y su gestión impecable es indispensable para aumentar los ingresos, maximizar los beneficios y mejorar la eficiencia productiva. El almacén desempeña un papel fundamental dentro de cada empresa y su mala gestión puede influir negativamente en su funcionamiento normal.

Almacén e Industria 4.0: la evolución de la logística durante la nueva revolución industrial

Sobre todo en estos últimos años, en los que el mundo de la logística ha evolucionado muy rápidamente y no se ha dejado de hablar de Revolución Industrial e Industria 4.0, el almacén no puede más que asumir una posición aún más central en una empresa, y esto vale para las empresas de todos los tamaños, tanto grandes como pequeñas.

Gracias a la posibilidad de aprovechar el paquete de facilidades fiscales y financiaciones previstas por el Plan Nacional Industria 4.0, cada vez más empresas deciden invertir en la automatización de los almacenes y hacer hincapié en nuevas soluciones tecnológicas que permiten, por un lado, optimizar los procesos logísticos y, por otro, aumentar la productividad y el nivel del servicio.

Un aumento de la productividad se traduce a menudo en la necesidad de adquirir nuevos espacios dedicados al almacenamiento de mercancías, contratar más personal para la gestión de las operaciones o incluso ralentizar los tiempos de entrega, decisión que inevitablemente comprometerá las ya delicadas relaciones con los socios comerciales. Pero hay otra forma de optimizar la logística, aumentar la rentabilidad y ser más competitivos en el mercado sin tener que contratar necesariamente más personal: invertir en automatización y centrarse en los almacenes automáticos verticales.

¿Por qué invertir en la automatización y centrarse en los almacenes automáticos verticales Modula?

Si el objetivo es lograr un mejor rendimiento logístico y una mayor eficiencia de producción, invertir en las nuevas tecnologías y en la digitalización de sistemas es sin duda la mejor decisión para lograr este resultado. Los almacenes automáticos verticales Modula realmente pueden marcar la diferencia.

La instalación no altera completamente el proceso logístico y, además, si se integran adecuadamente con los procesos productivos, pueden garantizar un gran número de ventajas, que van desde una mayor seguridad operativa hasta una drástica reducción de los derroches en una óptica lean.

Automazione dei processi logistici nel magazzino

Almacenes automáticos verticales Modula: una buena solución para aumentar la eficiencia productiva

Organizar detalladamente todas las fases de las actividades logísticas es fundamental para las empresas que aspiran a mejorar la eficiencia productiva y obtener una ventaja competitiva a largo plazo. Los almacenes automáticos Modula pueden resultar una óptima solución para alcanzar ambos objetivos.

Los almacenes automáticos verticales Modula, además de gestionar de manera óptima todas las operaciones de carga y descarga de las mercancías, facilitan el trabajo de los operadores, que pueden acceder muy rápidamente a las mercancías y desplazarlas sin correr riesgos o cometer errores; facilitan la elaboración de los pedidos; optimizan los plazos de entrega y en consecuencia aumentan la satisfacción del cliente final.

Además, son flexibles y ergonómicos y se adaptan muy bien a cualquier sector, lo cual los convierte en los mejores aliados de las empresas que desean obtener una mayor eficiencia productiva.

Optimizar la gestión de tiempo, espacio y personal: para esto se invierte en los almacenes automáticos Modula

Del aumento de los estándares de seguridad hasta una mejor gestión del stock, desde una mayor precisión en el almacenamiento y recogida de las mercancías hasta una gestión más rápida del inventario: existen muchos puntos fuertes de los almacenes automáticos verticales Modula. Pero existen otras tres grandes ventajas relacionadas al uso, que no pueden subestimarse y pueden resultar fundamentales para todas las empresas que esperan poder conseguir una mayor eficiencia productiva a corto plazo. Las tres ventajas más importantes.

¿Quién dijo que para aumentar la eficiencia productiva de una empresa es necesario comprar nuevos espacios para realizar las actividades normales de logística? En realidad, es suficiente dotarse de soluciones ad hoc como los almacenes automáticos verticales Modula para optimizar los espacios disponibles.

A diferencia de los tradicionales, los almacenes automáticos Modula permiten almacenar los productos verticalmente, depositando una mayor cantidad de mercancías, gestionando con mayor eficiencia las actividades de picking y almacenaje de los productos y al mismo tiempo ahorrando hasta un 90% de espacio en el suelo.

Una de las grandes ventajas de los almacenes automáticos Modula es que permiten almacenar una gran variedad de mercancías, desde los más pequeños componentes electrónicos hasta los más grandes repuestos para máquinas agrícolas, todo de manera sencilla, segura y ordenada, reduciendo notablemente el espacio ocupado.

Fundamentales para agilizar las operaciones de desplazamiento, carga y picking de las mercancías, los almacenes automáticos verticales Modula garantizan el desarrollo regular del trabajo sin retrasar la entrega.

Las operaciones de almacenamiento de las mercancías, aprovechando el potencial de los almacenes automáticos, garantiza un ahorro notable de tiempo porque las mercancías resultan mucho más accesibles y fáciles de ubicar y, como están identificadas, la búsqueda resulta más rápida.

Gracias a los almacenes automáticos Modula, las operaciones de recogida resultan decididamente más picking y sencillas. Se benefician también los operadores, que ya no deben desplazarse dentro del almacén para almacenar o retirar la mercancía sino que pueden permanecer en su puesto (en condiciones de seguridad).

Otra gran ventaja de los almacenes automáticos Modula es que permiten implementar la producción sin emplear más personal, simplificando considerablemente las tareas y aumentando la seguridad de los operadores ya presentes.

La estructura del almacén garantiza que el personal trabaje con absoluta seguridad: los productos son fáciles de manejar y ya no es necesario recogerlos manualmente con equipos potencialmente peligrosos, como escaleras o montacargas.

Los almacenes automáticos verticales Modula tienen barreras físicas y fotoeléctricas que ayudan a seguridad del puesto de trabajo, además de bahías de depósito y retiro situadas a altura de hombre, sin necesidad de levantar o desplazar materiales particularmente pesados.

Además, si se integran con el Warehouse Management System, software para la gestión operativa de las mercancías dentro del área de almacenamiento, los almacenes automáticos permiten el seguimiento de cada mercancía entrante y saliente, el control preciso y el conocimiento en tiempo real del estado del stock y la consiguiente mejora de la gestión de stocks.

Gracias a dispositivos visuales intuitivos y fáciles de utilizar, los operadores tienen la posibilidad de identificar con facilidad las mercancías a almacenar y retirar, optimizando la gestión de las existencias y reduciendo al mínimo el riesgo de cometer errores.

¿Quieres saber más sobre los almacenes verticales?

Si los almacenes Modula han despertado tu curiosidad, contacta con nosotros y te explicaremos cómo utilizarlos según tus exigencias.

Contáctenos